.
 
.
EDITORIAL - 06/09/12

Crece con el correr de los partidos

Poco a poco van pasando los partidos y el planteo de Daniel Garnero empieza a rendir sus frutos. Si bien el equipo ha obtenido todos los resultados posibles y su nivel de juego ha ido fluctuando a lo largo de los encuentros, se puede ver cómo el DT del Taladro ha ido ensayando distintas variantes para poder mejorar las falencias expuestas en cada uno de los partidos. Otro aspecto importante y para nada menor que el anterior que se está viendo a lo largo de los encuentros, es que el equipo realmente está constituyéndose como tal, dejando de lado las individualidades y la búsqueda del éxito personal. De esta manera, se puede percibir una unión en el equipo que permite salvar las diferencias de edad y de procedencias deportivas.

El arranque del Taladro en el campeonato frente a Aldosivi presentó un nuevo equipo, no sólo desde el punto de vista de los jugadores y del cuerpo técnico, sino también con respecto a su esquema táctico. Ya desde el primer encuentro Banfield no se mostró como un conjunto tan defensivo como se lo solía ver en los últimos campeonatos, sino que el mismo salió a crear situaciones de juego para poder vencer a su oponente, en lugar de esperar un contraataque que le permitiese convertir en el arco rival. Dentro del mismo, se destacaron las figuras de los recientemente llegados Lihué Prichoda y Matías Díaz, y del ya jugador del Taladro, Andrés Chávez.

Pese a no haber estado del todo conforme con el rendimiento del equipo, Garnero decidió repetir la formación frente a Gimnasia, presentando un único cambio debido a la lesión de Toledo. En esta oportunidad, el equipo volvió a manifestar ciertas falencias defensivas que se pudieron ver en el partido anterior, y a la vez, el rendimiento de Díaz y Chávez cayó considerablemente. No obstante, el ingreso de López en el segundo tiempo le aportó al equipo un cambio en el ritmo de juego que le permitió acercarse al arco rival en varias oportunidades. Además, frente al resultado desfavorable para el Taladro, el DT decidió romper con la formación 4-4-2 para pasar a un esquema de 4-3-3 mediante el ingreso de Noir para poder modificar el rumbo del encuentro, si bien el mismo no terminó de jugar del todo en su rol de delantero.

Afortunadamente, el partido frente a Rosario le permitió al equipo demostrar lo que desde la primera fecha que se venía trabajando. No sólo pudo revertir un resultado desfavorable, sino que el equipo logró triunfar frente a Rosario Central, que si bien no alcanzó el nivel de juego esperado, procuró defender el resultado sin generar ningún tipo de jugadas una vez que se puso al frente del encuentro. Con el fin de alcanzar la victoria, los cambios estuvieron a la orden del día mediante el ingreso de López, Noir y Barbaro. Esta vez, dentro de los destacados se encontró Silvera, quién pudo encontrarse cara a cara con la red y nuevamente, la del mediocampista Prichoda vistiéndose de asistidor en la jugada del empate. Al igual que en el partido anterior, el ingreso de López generó un cambio en el juego del Taladro gracias al estilo de juego que impone este jugador cada vez que ingresa al campo.

Los tres encuentros jugados por el Taladro dejan mucho sobre qué pensar y analizar. Por un lado, podemos ver un DT que presenta muchas variantes tanto tácticas como técnicas en función de los rivales, del nivel de juego del equipo durante el desarrollo y de cada jugador en particular en cada uno de los partidos. A la vez, el equipo se muestra altamente flexible a los cambios solicitados por el técnico y en esa flexibilidad se puede ver cómo en dos encuentros lograron revertir resultados que le eran desfavorables. La adaptación expuesta por ambos lados del plantel es lo que le permitirá a Banfield seguir avanzando a lo largo del campeonato y logrando nuevos resultados positivos para el equipo. Pasan las fechas, el equipo crece.


Por lsassipardo@notibanfield.com.ar
.


.
Notibanfield es realizada por hinchas de Banfield para hinchas de Banfield. Sitio On Line desde el 14 de febrero de 2009, año en que cumplimos el sueño.