.
 
.
EDITORIAL - 11/01/10

¿Por la puerta grande con título o de atrás por plata?

Ya está. Ese final que los hinchas de Banfield no esperábamos ni queríamos llegó el viernes 7 de enero para dejar atrás al dueño de los goles de nuestros sueños, por cierto inmortales en nuestros corazones. Tras varias gambetas y enganches, Santiago Silva definitivamente no vestirá los colores que lo vieron campeón, montándose junto al presidente de Banfield, Carlos Portell, y su representante, Pablo Betancourt, en un gran show mediático de lo que deberse tratado una negociación contemplada por una oferta, una contraoferta, y la aceptación o rechazo posterior. No más que eso. Pero la realidad indica que lo ocurrido, lamentablemente, estuvo lejos de tratarse como tal y por estas horas el disfrute del campeonato se vea en un plano secundario.

Aunque en verdad, el campeonato logrado en diciembre pasado mucho tuvo que ver en este tire y afloje que no culminó satisfactoriamente, si es que existía esa posibilidad. Tras una semana agitada, comenzando el domingo pasado cuando el Tanque no estuvo presente para partir rumbo a la pretemporada junto a sus, ahora, ex compañeros. De igual manera, los inconvenientes asomaban desde el final de campeonato, cuando “los goles del campeón” por decantación se revalorizan abruptamente. Esto permitió que las ofertas llovieran torrencialmente, al igual que los rumores de qué Banfield no podría responder a las peticiones económicas del jugador. Mientras tanto la puja y la incomunicación declarada en los medios por Portell con el delantero complicaban aun más la cuestión. ¿Pero a qué se debió? La diferencia siempre se trató de no más de 300 mil dólares en cuanto a lo que ganaría el jugador en 3 años (más u$s 1.250.000 para hacer uso de la opción por el 50% de Vélez), aunque nada hacía pensar que éste permaneciera dicho período en el Taladro. Por los pasillos del club se oía hace tiempo que serían sólo 6 meses más ya que había un arreglo previo para emigrar al exterior. El delantero, de vacaciones, optó por delegar su decisión a Betancourt que vio la mejor opción a través de los billetes verdes y dio rienda suelta a todo tipo de especulaciones.

Con las suspicacias desde todos los frentes aflorando con lo que respecta al futuro de Silva, posiblemente quien menos claro tenga su panorama fuera el mismo jugador. Más escuchando al dueño del 50% de su pase, Vélez, “rifándolo” al mejor postor y ventilando los interesados con gran displicencia por parte de su presidente Fernando Raffaini en una clara maniobra por meter presión para convertirse en un beneficiario por cualquier operación que surja. A la vez, una gran cortina de “humo” se alcanzaba a visibilizar desde el sur del Gran Buenos Airse hasta Capital Federal. Sin el mínimo interés del club de Liniers de contar en sus filas con Silva ya que busca un 9 de área para reforzarse, extendía los plazos en busca del acuerdo entre Banfield y el “accionista” Betancourt. ¿Suena raro el accionar por parte de la dirigencia fortinera, que en lugar de aprovechar la conflictiva situación y quedarse a un goleador que explotó a los 29 años, opte por deshacerse del mismo cuanto antes sea posible? ¿O vio la única chance de recuperar lo invertido en algo que nunca consiguió una retribución deportiva, pensando en la importancia de la edad en la trayectoria de un futbolista?

Mientras tanto Banfield daba por finalizada las negociaciones, alegando la imposibilidad de contactarse con el punta y de llegar a un acuerdo con su representante. Un cruce entre el entrenador, presidente y jugador por radio emitió una luz de esperanza para llegar a buen puerto. Los tres coincidían en el deseo de continuar verlo con la camiseta de Banfield, al igual que los hinchas. Sin embargo a esta altura del partido quien pareció tener en sus manos las condiciones fue la dirigencia del Taladro. Y la postura continuó siendo clara: 3 años de contrato a cambio de 900 mil dólares (el doble de lo que percibía el año pasado). Mientras que del otro lado del charco continuaban exigiendo la compra del porcentaje restante, propiedad del jugador y representante, aunque éste haya intentado involucrar a Central Español, propietario de un 10% de dudosa existencia.

Al cambiarse el escenario de negociación gracias al mal manejo de Betancourt para con su representado, las ofertas de Italia, Rusia y México en cuestión de días terminaron apuntando al mercado local. Y apurado por concretar la única oferta concreta, cedieron, o cedió: 6 meses a “préstamo” sin cargo en Banfield, con un contrato de 3 años por 1 millón de dólares y definir la compra de la mitad restante (u$s 1.100.000) en junio luego de pasear su desempeño por América con la participación en la Copa Libertadores, vidriera que le hubiera “prestado” Banfield. Pero otra vez palos en la rueda. El presidente sostuvo que al haber contratado a Ramírez, las prensiones de Silva debían bajar lo cual no fue aceptado. La pelota sorpresivamente se la pasaron a Banfield, que no retrocedió.

Viernes 8 de enero fue el día para ponerle un moño al show puesto en escena. Comunicado oficial con los motivos de la no contratación dio lugar a la ¿inesperada? aparición en ESPN Radio del jugador dejando mucho que pensar, y permitiendo que las conjeturas posteriores de los hinchas fueron diversas: “La prioridad mía era Banfield”; “Me pone muy triste que todo haya terminado de esta manera”; “Me estuve bajando los pantalones para arreglar en Banfield”. Pocos se contentaron con las declaraciones, preguntándose si quedarse realmente fue su intención primaria. Tampoco se trataría de “bajarse los pantalones” para jugar en el club que lo vio campeón con el mejor rendimiento de su carrera.

Las reflexiones para hacer son variadas y numerosas. Pero entrando en juego los sentimientos, la vivencia de salir campeón de la mano de sus 14 goles que posibilitaron tocar el cielo por primera vez en 113 años, no se puede llegar a mezclar con billetes que un día están y al siguiente desaparecen. El recuerdo, desde su primer gol ante River en el Apertura hasta el último ante Huracán, seguirá latentes en los corazones banfileños porque es innegable la importancia que tuvieron. La imagen con cara de perro todos los hinchas pudimos borrar al verlo siempre agradecido al cariño recibido por parte de todos, sin excepción. Pero si Banfield no quiso retenerlo, si Silva no tomó como prioridad a Banfield, si Betancourt obedeció a su antojo o no los deseos de su representado o su bolsillo, pocos lo sabrán. Hoy por hoy, la discusión si se fue por la puerta grande consiguiendo el objetivo máximo, o la puerta de atrás peleando por algunos dólares que en el negocio del fútbol actual no son tan determinantes, quedará en la cabeza de cada uno. Gracias por todo Santiago, el tiempo dirá si es un “hasta luego” o “hasta siempre”.


Por @notibanfield - jmtevez@notibanfield.com.ar
.
.
COCOLONANEL OPTICA VIAMONTE COCOLONANEL
.
Notibanfield es realizada por hinchas de Banfield para hinchas de Banfield. Sitio On Line desde el 14 de febrero de 2009, año en que cumplimos el sueño.