.
 
.
EDITORIAL - 10/12/11

Fractura muy expuesta

Muchas cosas cambiaron y cambiarán en Banfield. El presente futbolístico así lo reclama, buscando aciertos y sin margen para nuevas equivocaciones. Pero hay hechos que no son circunstanciales como sí lo son resultados negativos que provocan caras largas.

Allá por septiembre se iba el Gallego Méndez y aterrizaba en el país para hacerse cargo del equipo Ricardo La Volpe. Se decía que un hombre del barrio, con el corazón banfileño, con la experiencia a nivel de selecciones era la medida justa que necesitaba este equipo sin reacción. Traía esperanzas de trabajo, algo que el plantel tenía en cortas sesiones en las mañanas de Luis Guillón. Y tal como se esperaba, las caras de los jugadores cambiaron. Del disgusto por los resultados se pasó al malestar por los métodos del ex arquero.

No hay relación entre las partes. La “jugadita” se repite cuantas veces sean necesaria. Sino, a los vestuarios. Se cortó la comunicación. Sin hurgar en buscar culpables de esta situación, acá hay un entrenador con una forma de trabajar que no es compatible con los que deben trabajar, los mismo jugadores. Y el cortocircuito se reproduce una y otra vez, entre decisiones tácticas que no se llevan a la práctica y la rebeldía de algunos jugadores por no hacer caso a las indicaciones.

Dentro de esta coyuntura puede haber cuestiones de índole personal, referidas a la noche y puntos de vista contradictorios. Si la hinchada explotó recién en la 18° fecha, posiblemente sea porque el desgano se demostró con alevosía en un momento donde se deben dejar de lado las cuestiones que ocurren dentro del vestuario y poner todo. Los jugadores y entrenadores pasan y pueden dejar satisfacciones inmensas tales como un título, o recuerdos borrosos por haber mostrado una falta de actitud notoria.

Ya no son secretos a voces sino que los jugadores, en público, demuestran su fastidio. No suma para este presente delicado un trato desvirtuado hacia los más chicos, de un futuro importante, pero bajos de estima por la cotidianeidad de los entrenamientos. Y en esas condiciones, algunos no quieren entrar a la cancha por 10 minutos o jugar en posiciones improvisadas para terminar expuestos.

Pasó con Méndez y el “modus operandis” persiste con La Volpe: sencillamente, la división en el grupo se percibe en la distancia de años y las intenciones. Lejos, muy lejos quedaron esos comentarios donde se destacaba la calidez del grupo. Entre condiciones para seguir y la falta de fuerzas para tirar todos para el mismo lado, como simple ecuación queda pensar en lo complicado que será remontar este barrilete de plomo, con pocos puntos y manejado en direcciones opuestas.


Por @notibanfield - jmtevez@notibanfield.com.ar
.
.
COCOLONANEL OPTICA VIAMONTE COCOLONANEL
.
Notibanfield es realizada por hinchas de Banfield para hinchas de Banfield. Sitio On Line desde el 14 de febrero de 2009, año en que cumplimos el sueño.